Conectate con nosotros

Curiosidades

El privilegio de los Grand Slams

Disputar la primera ronda de cualquiera de los majors otorga un aproximado de 50.000 dólares

FOTO: Challenger

Desde el comienzo de la Era Open, el 22 de abril de 1968, los Grand Slams han sido el máximo objetivo deportivo para los tenistas dentro del circuito de la ATP. Tanto en los tiempos modernos como a lo largo de la historia, para aquellos que el título era una recompensa lejana, la meta se convertía en el dinero que los torneos otorgan en cada una de sus rondas debido a que les significaba una ayuda a la hora de tratar de solventar los gastos de la temporada. A pesar de su importancia, los majors sólo son un privilegio que pueden disfrutar 128 jugadores, que generalmente se reparten la disputa de los demás torneos del circuito ATP. Sin embargo, el ranking está compuesto por 1500 tenistas que pretenden vivir de la raqueta y que las canchas sean sus oficinas, y se abocan a otros eventos, entre ellos los Challengers, donde los esfuerzos se multiplican, pero el dinero escatima.

Este lunes comenzó la 107° edición del Abierto de Australia. El Prize Money del Grand Slam oceánico alcanzará los 42.850.000 de dólares. Si la cantidad se desglosa por cada una de las siete instancias, el resultado es el siguiente:

Primera ronda: US$ 50.000
Segunda ronda: US$ 85.000
Tercera ronda: US$ 165.000
Cuarta ronda: US$ 325.000
Cuartos de final: US$ 650.000
Semifinal: US$ 1.2500.000
Subcampeón: US$ 2.500.00
Campeón: US$ 4.500.000

Hasta el momento, el US Open es el major más lucrativo, con un prize money de 53.000.000 de dólares. Detrás del certamen neoyorquino, se sitúa Roland Garros, con 48.M: Wimbledon, con 45.M, y el Australian Open.

La cara opuesta de la vida elitista del tenista es el circuito Challenger. En la temporada 2019 se desarrollarán un total de 55 certámenes, que se dividen según la cantidad de dinero que otorgan en recompensa. La menor categoría parte desde los 46.600 euros (US$ 53.500), y la conforman 12 torneos (Koblenz Open, Open Quimper Bretagne Occidentale, Challenger Cherbourg-La Manche, Bergamo, Lille, Marbella, St.Brieuc, Alicante, Barletta, Murcia, Francavilla, Ostrava). Para que un tenista consiga la misma suma de dinero que al disputar la primera ronda del Australian Open debería ganar siete Challengers de esa jerarquía, debido a que el campeón de estos se llevan 7.100 dólares. También podría obtener 12 subcampeonatos, dado que el finalista obtiene US$ 4.134. A partir de allí, las combinaciones se deben hacer con las competiciones que reparten más dinero. Acceder a 20 semifinales es otra alternativa porque cada una de ellas le daría entre US$ 3.000 y 4.000. La última ecuación que le permitiría a un jugador alcanzar la misma suma que obtendría por disputar la ronda inaugural del Australian Open sería la de participar en 34 cuartos de final, que cada una le concedería entre US$ 1.446 y 2.500. Tanto la primera, como la segunda y tercera ronda, que dan 258, 516 y 838 dólares, respectivamente, jamás le posibilitarían a alguien alcanzar los US$ 50.000.

La máxima categoría de los Challengers la conforman seis eventos (Oracle Challenger Series, Indian Wells, Phoenix, Monterrey, Taipei, Anning) que reparten 162.480 dólares. Los US$ 21.000 que se lleva el campeón, es el máximo prize money que se puede aspirar en un torneo de ese circuito. Para igualar la primera ronda del Abierto de Australia, bastaría con levantar dos trofeos y acceder a las semifinales de otro, instancia que concede 7.530 dólares. Las demás otorgan: 1R, 780; 2R, 1.560; 3R, 2.580; Cuartos de final, 4.380, y el finalista, 12.720.

Entre el piso y el techo del circuito Challenger, hay otros 37 eventos que reparten más o menos plata entre ellos, pero definitivamente la brecha que los separa con los Grand Slams, y los demás certámenes del tour ATP, genera el verdadero abismo que separa a los Tops-100 de los otros 1.400 tenistas.

Seguinos

porsiteloperdiste

2012-2020 Todo Sobre Tenis - Todos los derechos reservados.