Conectate con nosotros

Sin categoría

La ola de calor genera estragos en Flushing Meadows

Las temperaturas de hasta 37°C sumada a los grandes porcentajes de humedad generan sensaciones térmicas por encima de los 40° y se llevan el protagonismo en el US Open.

Foto: AFP

Nueva York ha registrado este mes temperaturas circundantes a los 30°C, llegando a su pico entre ayer y hoy, donde el termómetro registró máximas de entre 33° y 36°. Habitualmente, la temperatura de agosto para la ciudad estadounidense tiene su techo en los 29°. Sumado esto a la insoportable humedad y a la cantidad de gente que circula por el Flushing Meadows Park, la sensación térmica para varias canchas del US Open se elevó ayer y hoy por encima de los 40°.

Tan exageradamente anormal es el calor que se está viviendo este año en el complejo de la USTA que ayer se llevó todo el protagonismo. Incluso obligó al torneo a implementar por primera vez en la historia un descanso de diez minutos entre el tercer y cuarto set como medida de último recurso. “Después de consultas con nuestro equipo médico, hemos decidido aplicar una Política de Temperaturas Extremas para la categoría masculina”, dijo el director de comunicación Chris Widmaier.

El correntino Leonardo Mayer (°43) fue uno de los grandes afectados. El Yacaré debió abandonar su partido de primera ronda ante el serbio Laslo Djere (°89) a poco de comenzar el cuarto set. “Ha sido un golpe de calor me parece, no aguanté. Intenté y no podía, no me daba el cuerpo. Y cuando gano el set, me voy al baño y cuando vuelvo ya no podía. Cuando he ido al vestuario he visto a varios ahí tirados, igual que yo. Es muy duro”, reveló luego. Y sentenció: “No me iba a morir dentro de la cancha, no da para eso”.

“He tenido problemas estomacales desde el tercer set. He vomitado dos veces y a partir de ahí me he encontrado muy mal. He aguantado como podía”, aseguró el español Roberto Carballés Baena (°97) tras su triunfo de primera ronda. “Estaba rezando por encontrarme mejor después. Los dos la pasamos mal. Tuvimos que ponernos en modo supervivencia” dijo Novak Djokovic (°6).  “Ha sido muy difícil. Es el día más caluroso desde que llegué aquí hace casi una semana. Ha hecho una humedad infernal. No estoy contento por haber tenido que pasar por todo ello”, agregó Rafael Nadal (°1).

En los próximos días, los neoyorquinos –y sobre todo los jugadores- esperan fuertes tormentas y un descenso brusco de temperatura que permita que el discurrir del torneo se desarrolle con mayor tranquilidad. Sobre todo entre el jueves y el viernes. Mientras tanto, la sofocante ola de calor seguirá generando retiros en el US Open y estragos en el físico de sus jugadores.

Seguinos

porsiteloperdiste

2012-2020 Todo Sobre Tenis - Todos los derechos reservados.