Conectate con nosotros

TennisAid- el lado solidario del tenis

TennisAid- el lado solidario del tenis: el segundo día en Uganda

Foto: Martin

Foto: Martin

Uganda dia 2: Lunes por la mañana, ya descansados del viaje, la llegada de madrugada y nuestra primer acción con los chicos, comenzamos nuestras jornadas de horarios más standard: Visitar una escuela por la mañana y otra por la tarde.

Volvemos a hacer la caminata hacia East Kololo, volveremos a ver a varios chicos que ayer estaban jugando el torneo de tenis pero se sumarán algunos más, seguramente entre ellos veré más caras conocidas del año pasado. Una vez allí, el ritual del montaje de la pista, los chicos trayendo el material, Vince y Julius organizando los grupos y Freddy y yo expectantes para ver como nos colocamos y que grupo nos tocará. Los chicos van llegando, efectivamente reconozco algunos del primer viaje y la alegría es inmensa. Es como si no hubiese pasado el tiempo. Nos dividimos en dos grupos y hacemos diferentes entradas en calor. Todos (como siempre) responden bien a nuestras directivas. Son alegres por naturaleza y es muy fácil trabajar con gente que tiene esta capacidad de atención, esfuerzo y aparte haciendo todo con una sonrisa.

Como en cada viaje, para cumplir con un ritual con un amigo, busco que algún nene hable en catalán para saludarlo. Busco a Timothy, que es sin dudas el más desfachatado y sé que lo hará bien. Solo le pido que repita conmigo: “Bona Tarda Roger!” (Buenas Tardes en catalán). Resulta muy divertida la manera en que lo dice pero por su forma de ser le agrega un toque especial y el minivideo resulta ser muy cómico. Más tarde cuelgo el video en facebook y resulta un éxito y claro, mi amigo Roger, fascinado por el humor de Timothy.

Foto: Martin

Foto: Martin

Terminamos la jornada matutina, muy contentos porque todo ha ido bien y volvemos al hotel Kabira, que sigue y seguirá siendo durante todo el viaje, nuestro centro de operaciones, porque alli comeremos algo ligero cada dia, pero nos podremos conectar a internet, algo que en casa de Julius, evidentemente no tenemos. Una vez allí, comienza a llover. Se vé que esta semana no será como el año anterior, donde la lluvia casi ni apareció. Esta vez está mostrando querer ser protagonista. Llega la hora de salir hacia Ntinda y trabajar con los chicos sordos y mis expectativas pasan por ver cuantos podré reconocer del viaje pasado. Está lloviznando y salimos igual hacia allí. Media hora después llegamos y la lluvia se hace más intensa. Evidentemente no podremos jugar en el campito de 15 metros de largo donde se monta la pista cada día. Pero las ganas de hacer clase (de los chicos y de nuestras) son muchas y decidimos trabajar en el comedor. Con orden, aplicados a su tarea, los chicos comienzan a mover las mesas y los bancos de madera para hacer lugar en el centro del salón. Solo 10′ más tarde comenzamos a jugar tenis “indoor”. Son varios los chicos conocidos, no hablan ni escuchan, pero saben hacerse entender y demostrar su cariño. Los que me recordaban vienen a abrazarme y me siento felíz de verlos y ser recibido así. Jugamos, nos reímos, nos hacemos fotos, otra vez la complicidad que va más allá del lenguaje. Las miradas bastan para entender quien te aprecia y en esto, ellos tienen un don.

En estos días nos acompaña Margie, la hija de Vince, de 9 años, que es la mejor jugadora de tenis de su edad por allí. Durante estos días no tiene clases en el colegio y está todo el tiempo con nosotros. No le importa hacer largas caminatas cargando su mochila, soportar la lluvia o ayudarnos a pelotear con algún chico. Transmite paz y felicidad con su mirada y tenerla al lado nuestro todo el tiempo es gratificante. Sería un sueño poder traerla a Barcelona por unas semanas para que pudiera compartir tiempo con nuestros chicos, conocer otra cultura y sobre todo, jugar mucho tenis, lo cual la apasiona.

Un detalle: al llegar a la escuela, nos llevan a ver al Director, clásico ritual de cada lugar al que vamos, y me hacen ver la lámina que yo les había escrito el año pasado. La tienen colocada en una vitrina. En ese cartel decía: “…han sido la mas maravillosa experiencia que jamás hayamos tenido. Tienen el corazón lleno de amor. Crezcan  siendo buenas persona y vivirán para siempre”. Ver esa lámina allí, me emocionó profundamente.

Acabamos la sesión en Ntinda, volvemos al hotel, ducha, wifi y salimos hacia nuestra residencia, la pequeña sala donde vivimos con Julius.

Mañana la jornada será idéntica a la de hoy. Mismos colegios y mismos chicos.

A descansar.

Por: Martin Rocca Coco (@10martinrocca)

Segundo viaje: 

– Introducción 

– La llegada a Uganda

– El primer día en Uganda 

Primer viaje: 

– Presentación 

– ¿Como nació el proyecto?

– Financiación del viaje a Uganda

– La llegada a Uganda

– El primer día en Uganda

– El segundo dia en Uganda

– El tercer dia en Uganda

– El cuarto dia en Uganda

– El quinto dia en Uganda

 

Director de Todo Sobre Tenis. 20 años. Estudiante de periodismo deportivo en DeporTEA. Buenos Aires, Argentina

Advertisement
Hace click para comentar

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.