TennisAid- el lado solidario del tenis: el primer día en Uganda - Todo Sobre Tenis
Conectate con nosotros

TennisAid- el lado solidario del tenis

TennisAid- el lado solidario del tenis: el primer día en Uganda

Domingo 8-11. Muy temprano comenzamos nuestra primera jornada en Kampala. Habiendo llegado a tierras ugandesas a las 4am, son las 8 y ya estamos caminando hasta el campo de la Escuela Primaria East Kololo, lugar del que conservo tan buenos recuerdos por lo vivido el año pasado allí. Luego de la caminata de media hora, llegamos al colegio y vemos que nuestros amigos están utilizando una zona desconocida para nosotros justo detrás de la escuela, donde antes tenían una pista de volleyball. Todo sigue siendo igual, pese al cambio: se juega en la tierra marrón, las pistas se marcan con las brasas de carbón y las redes se cuelgan de manera rudimentaria.

Foto: Martin

Foto: Martin

Estamos para ayudar a organizar un torneo escolar, que en el día anterior habían celebrado con el otro colegio (Shimoni). Antes de comenzar la competencia, recibimos con alegría a los nenes, alguna cara conocida llego a ver porque hay muchos nuevos jugando a tenis con Vince y Julius y hacemos un calentamiento con ellos. Luego comienzan los partidos y durante más de 3 horas los chicos juegan sin parar. Solo hay dos pistas y son 25 nenes pero ninguno pierde la calma mientras espera su turno. Ya en los primeros momentos identifico a uno de los nenes que destaca del resto, no por su juego sino por personalidad. Le digo que quiero enseñarle unas palabras en catalán para saludar a un amigo en un video y Timothy accede. No solo lo hace muy bien y de manera divertida, sino que eso se convertirá en costumbre diaria durante la semana.

Para mi sorpresa recibo una visita inesperada pero muy anhelada: Siyama, mi niña mimada del año pasado se acerca a saludarme y a mostrarme con orgullo la medalla ganada en este mismo torneo el día anterior. Viene acompañada de uno de sus hermanos y de su padre, un oficial de policía ( la institución peor pagada de Uganda) que me agradece una y mil veces los detalles que tuvimos con su hija el año pasado. Esta gente no dejará de sorprenderme por su sencillez, respeto y bondad sin límites. Siyama (que el año pasado me había regalado su lápiz, esta vez me da su goma de borrar) y yo hablamos mucho, me cuenta como le va en el colegio, como está jugando tenis con mucha pasión y me pregunta por Abel (perdón, Coach Abel, como nos llaman allí).

Antes de que se jueguen los partidos finales del torneo recibo la visita de Boris Aguma, un tenista local de 17 años que juega torneos ITF y que vía facebook me había pedido ayuda con material antes de que viajaramos. Gracias a que la colaboración que recibimos de mucha gente es inagotable, fui capaz de darle un raquetero y mochila llenos de ropa, cordajes y calzado y la idea es poder mantener ese aporte con el paso del tiempo de manera regular.

Foto: Martin

Foto: Martin

Los niños terminan de competir y se organiza la entrega de premios. Hemos traído camisetas, cuadernos y medallas para todos. Nadie se va a casa con las manos vacías. En la entrega nos hacen partícipes y Freddy y yo tenemos que decir unas palabras a los niños. También estaba un representante de la Federación de Tenis y un empresario que había hecho un aporte económico y quería ver con sus propios ojos como funcionaba Tennis For All, el proyecto que llevan a cabo nuestros amigos.

Es casi la 1pm y nos vamos hacia casa. Paramos primero en el hotel Kabira, al que accedíamos el año pasado para poder usar el wifi y las duchas. Pues este año lo usaremos para lo mismo. El contraste de la ciudad, pobre pero cuidada, tráfico caóticamente ordenado y el hotel, que ofrece un lujo al que la mayoría de los habitantes de Kampala no pueden acceder, es chocante.

Por la tarde tenemos que ir a la Escuela para niños sordos en Ntinda. Es domingo pero han vuelto a programar una clase especial por nuestra visita. Pero algo ocurre que hace un año no habíamos enfrentado. Comienza a llover copiosamente y Vince nos dice luego de una hora de espera que no haremos esa clase. Nos da pena no poder ver los chicos pese a que iremos cada día en la semana.

La tarde transcurre en casa de Julius, ordenando todo el material que trajimos y distribuyéndolo entre nuestros amigos que lo ven con ojos bien abiertos y una sonrisa gigante, clasificándo cual es para cada colegio, etc.

 El cansancio se comienza a notar y al caer la noche ya comenzamos a pensar en la jornada siguiente. Cuando las ganas son muchas el cansancio es una barrera salvable.

Por: Martin Rocca Coco (@10martinrocca)

Segundo viaje: 

– Introducción 

– La llegada a Uganda

Primer viaje: 

– Presentación 

– ¿Como nació el proyecto?

– Financiación del viaje a Uganda

– La llegada a Uganda

– El primer día en Uganda

– El segundo dia en Uganda

– El tercer dia en Uganda

– El cuarto dia en Uganda

– El quinto dia en Uganda

Director de Todo Sobre Tenis. 20 años. Estudiante de periodismo deportivo en DeporTEA. Buenos Aires, Argentina

Advertisement
Hace click para comentar

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.