En uno de los mejores momentos de su carrera, el tres veces campeón de Grand Slam, Stan Wawrinka, sufrió un frenazo en seco en la gira americana al tener que renunciar a los dos Master 1000 previos al US Open, torneo que defendía como vigente campeón. Una lesión en su rodilla le obligó a pasar por el quirófano y a plantearse su retirada de las pistas a sus 32 años.”Durante la hierba, donde llegué a hacerme un agujero en el cartílago. Sin la ayuda de Paganini no habría podido volver a jugar, lo habría dejado, sin duda. He pensado en retirarme, pero sigo adelante”, afirmó el suizo en una conferencia de prensa que había levantado mucha expectativa.

Foto: Getty Images

En la comparecencia de prensa Wawrinka hizo un repaso a su calvario, alabando la figura de su preparador físico Pierre Paganini, que siempre ha trabajado con él y lo ha ayudado en su recuperación. Al contrario que Paganini, el tenista de Lausana mostró su decepción con su anterior entrenador, el sueco Magnus Norman, con el que “Stanimal” dio un salto cualitativo y comenzó a ganar grandes torneos. “Su marcha fue una gran decepción, una mala sorpresa. Me quedé en shock”, lamentó un Warinka que hecho de menos la figura de su entrenador en los momentos más críticos.”En el momento más duro de tu carrera deberías poder contar con el apoyo de las personas más cercanas a ti.”

Foto: Getty Images

En cuanto a la contratación de un nuevo coach, el suizo dejó caer algunos perfiles que serían interesantes para él.”Tengo varios perfiles que me interesan y Paul Annacone es uno de los nombres de mi lista y podría ser la solución ya que trabajamos juntos en la gira de hierba. Por el momento, estaré trabajando con Yannick Fattebert”, con el que está planeando ya su vuelta a las pistas, aunque reconoce estar aún lejos de alcanzar un nivel tenístico óptimo.”Aunque mi rodilla aún no está al 100%, estoy trabajando duro para llegar al Open de Australia. Ésa es la idea. Entreno el físico 6 días a la semana aunque a nivel tenístico aún estoy un poco lejos”, afirmó a la vez que lamentaba no haber parado antes de la gira de hierba, que agravó una lesión de rodilla que apareció en su momento deportivo más dulce. “El problema comenzó durante el US Open de 2016, desde entonces, lo vengo arrastrando. El punto de no retorno ocurrió durante la hierba, donde llegué a hacerme un agujero en el cartílago.”

Con la idea de empezar a competir en el Open de Australia, lugar donde consiguió su primer grande, Wawrinka tiene ya diseñado su calendario para la primera parte de la temporada. “Mi programa, si todo va bien, sería: Melbourne, Rotterdam, Marsella, Indian Wells, Miami y Montecarlo.”

COMPARTIR

SIN COMENTARIOS