Conectate con nosotros

Declaraciones

Soderling: “Pasé de competir al máximo nivel a no poder subir una escalera”

En una entrevista con el diario Expressen, el sueco Robin Soderling declaró que de competir en la élite pasó a no poder subir una escalera. Además, comentó que intentó volver al circuito y se refirió a su papel como entrenador de Elias Ymer.

Foto: Getty Images

Supo ser número cuatro del ranking mundial. Dio la sorpresa en 2009 al eliminar a Rafael Nadal en Roland Garros y en 2010 al cortar la racha de 23 semifinales consecutivas de Roger Federer. Además se mantuvo entre los mejores durante gran parte de una década. Sin embargo, se vio obligado a retirarse del tenis a los 28 años debido a la mononucleosis. “Mi vida era el tenis y pasé de competir al mejor nivel a llegar a preguntarme si me quedaría en una silla de ruedas. Estaba en la cama todo el día y cuando me levantaba para caminar tenía que descansar cinco minutos en una silla para recuperarme. Fue terrible, ni siquiera podía subir una escalera”.

El sueco comentó que se esforzó para poder volver a competir, pero que debido más que nada a su enfermedad, le fue imposible. “Fueron tiempos realmente difíciles. Intenté regresar al circuito durante años, fue un problema tanto físico como mental, pero lo primero que llegó y más importante fue la mononucleosis”.

Foto: PA

En la actualidad, Soderling no se emplea dentro de las canchas, pero tampoco se alejó del tenis. “Trabajo con Unibet, entreno a Elias y la mayoría de mi tiempo lo dedico a la marca RS, de pelotas y otros materiales tenísticos”. A su vez, demostró su tristeza por su pronto retiro al comentar que “todo va muy bien, pero nunca será nada tan gratificante como cuando era jugador. Extraño la competición”.

En cuanto a su trabajo con Ymer, sueco de 21 años y actual 202 del ranking ATP, expresó que “lo único que quiero es que el día que termine su carrera, sienta que ha dado el cien por ciento de sí mismo”.

Redactor de Todo Sobre Tenis. 20 años. Estudiante de periodismo deportivo en DeporTEA. Buenos Aires, Argentina.

Advertisement