Foto: ATP Tour

Entre el 7/12 y el 17/12 se llevará a cabo el Campeonato de Interclubes de Primera de la AAT. La de este año será una edición estelar, como no se veía hace tiempo. Contará con la presencia cinco top 100 del circuito ATP: Guido Pella (64º; San Lorenzo), Horacio Zeballos (66º; BALTC) y Nicolás Kicker (95º; Vélez) en singles y Andrés Molteni (48º en dobles) y Guillermo Duran (64º) en dobles. Además participarán Renzo Olivo, Facundo Bagnis, Guido Andreozzi, Andrea Collarini, Federico Coria, Facundo Argüello, Agustín Velotti y Máximo González. Y estará Eduardo Schwank, quien fuera 14º en dobles. También habrá promesas varias.

El torneo estrenará formato, emulando a la Copa Davis. Otra novedad será la posibilidad de incluir sponsors en las camisetas. Y para completar, la fase final a disputarse en San Lorenzo entre los ocho mejores equipos se televisará por TyC Sports (15/12 – 17/12). Está claro que la AAT y los clubes apuestan a jerarquizar el torneo.

Foto: BALTC

El primer Campeonato de Interclubes argentino se organizó en 1915. Llegó a ser un torneo muy importante, con grandes exponentes históricos participando, pero luego sufrió un descuido que derivó en virtual abandono. En 2003, Carlos Marcaccio -presidente de la Comisión de Ventajas de la AAT-, comentaba que se haría una inversión porque se había llegado a un punto en que los clubes anotados no se presentaban. Aquel año participaron Agustín Calleri, Juan Ignacio Chela, Martín Jaite y Mariano Puerta. La diferencia con esa vez pasa por el aporte económico. En 2003 la inversión fue de los clubes y de la AAT. Esta vez se suman los sponsors y la TV, por lo que hay una posibilidad de crecimiento sostenido en el tiempo mucho mayor.

Sacando a los top 100 consolidados, solventar una carrera tenística es una empresa difícil. Viajes, equipamiento, alojamiento, entrenadores… Y ni hablar de hacer una diferencia. Ahí entran en juego los interclubes europeos. Muchísimos argentinos fueron y van para obtener ingresos que les permiten disputar torneos ITF o ATP. La diferencia entre la organización sudamericana y europea es abismal.

Foto: La Nación

Para empezar, son muchos los países que tienen un sistema de ligas de interclubes con varias divisiones y la posibilidad de pagarle a jugadores importantes para que representen a la institución (las ligas más fuertes son las de Francia, Alemania, Bélgica e Italia). Hay varios que proveen por contrato hospedaje, vehículo y comida. Además, los tenistas pueden armar un calendario extenso (la temporada más fuerte va de mayo a agosto). Y hay torneos muy competitivos. En suma, son torneos que pueden ser fundamentales para pegar un salto cualitativo de cara a los grandes torneos y para solventar la gira en los mismos. Y sino, son una buena forma de dedicarse profesionalmente al tenis.

En este contexto, este interclubes puede significar el inicio de algo muy bueno para el tenis argentino. Puede ser el puntapié inicial para un proyecto de varios años, que sea entretenido para el público y que signifique una oportunidad de crecimiento tenístico y económico para jóvenes jugadores. Un paso más para que crezca el porcentaje de éxito en un eventual salto a las grandes ligas.

COMPARTIR

SIN COMENTARIOS