Conectate con nosotros

Roma

Nadal regresa al trono romano y a la cima del ranking

Rafa superó a Zverev para conseguir su octavo título en la capital italiana.

FOTO: EFE

La final del Masters 1000 de Roma combinó a la amplia experiencia de un español con el continuo aprendizaje de un alemán. Rafael Nadal y Alexander Zverev se vieron las caras por quinta ocasión en un partido de tenis, donde el balear volvió a escribir otro capítulo imborrable en su exitosa historia. Sascha, por otro lado, sabe que la gloria está ahí, y es cuestión de tiempo para que la cima del tenis le pertenezca.

Zverev inició quebrando a Rafa en el primer juego de la final. Sin embargo, terminó por ser una situación intrascendente por lo menos en el primer set. Nadal recuperó el quiebre y ya no se detuvo hasta que se hizo con el primer parcial por 6-1. Los intercambios no eran prolongados debido a los errores no forzados que aparecían del lado del alemán. La derecha y el revés se veían forzados, pasando de largo y de ancho para beneficio del español.

Pero las equivocaciones del alemán no dictaban el rumbo del partido, sino las virtudes del español. Rafael se veía cómodo en la pista, controlando la mayoría de los puntos con los traslados que lograba realizar gracias a esa derecha incisiva característica. La sintonía de Nadal con el partido era clara, tal como el resultado de la primera manga lo evidenciaba.

Después de seis juegos consecutivos para Rafa, Sascha volvió a hacerse presente en el marcador para el primer juego del seguno set. Un par de errores no forzados complicaron a Nadal cuando buscaba el 1-1 y Zverev capitalizó con otro rompimento. A partir de entonces, el partido dio un giro de 180 grados y los papeles se invirtieron. Los golpes del alemán empezaron a encontrar profundidad, besando la línea en numerosas ocasiones, mientras que el español se quedaba cada vez más corto en los intercambios.

Otro 6-1, esta vez en la dirección opuesta, envió el partido a una manga definitiva, en el que ya no había un claro favorito. Al igual que en las dos primeras mangas, Nadal volvió a perder su primer juego de servicio en el set. Zverev se colocó con una ventaja tempranera que luego amplió a 3-1, con las mismas sensaciones positivas que había demostrado desde el principio del segundo parcial. El alemán seguía encendido.

Pero llegó la lluvia para apagar los ánimos de Alexander. El partido sufrió una suspensión de más de 50 minutos que terminó por perjudicar a Zverev y favorecer a Nadal. En el descanso, el español pareció darse cuenta del cambio que había que hacer dentro de la pista, y lo puso en práctica tan pronto como volvió a pisar la arcilla para continuar con el partido.

Sascha no pudo ampliar su ventaja a 4-2 y Nadal igualó 3-3 para después darle la vuelta al marcador. Zverev empezó a sacar con desventaja y Rafael seguía comprometido con su nuevo plan: forzar mucho más la derecha del alemán y no jugar tanto por el lado del revés. La táctica le dio resultados y encontró otro quiebre, que lo puso 5-3 arriba con la posibilidad de sacar para campeonato. El balear no desaprovechó la oportunidad y cerró el triunfo con un 6-3.

Con el triunfo en Roma, Nadal recuperó la cima del ranking ATP, donde se mantendrá por al menos tres semanas más. Por otro lado, a pesar de haber perdido puntos por no defender el título, Zverev seguirá afianzado en el tercer puesto. Al día de hoy, la arcilla le sigue respondiendo a Rafael, quien volvió a mandar en la capital italiana después de un lustro de ausencia. La Ciudad Eterna, así como la historia del polvo de ladrillo, le pertenecen al español.

Redactor de Todo Sobre Tenis. 22 años. Egresado de la Licenciatura en Comunicación Pública de la Universidad de Guadalajara. México.

Advertisement