Conectate con nosotros

Toronto

Nadal, campeón por cuarta ocasión en Canadá

El de Manacor superó a Tsitsipas para alcanzar los 80 títulos en su carrera.

FOTO: Rogers Cup

La final que todo el público de Toronto esperaba ver duró aproximadamente 30 minutos, los últimos de todo el partido. Rafael Nadal doblegó a Stefanos Tsitsipas por 6-2 y 7-6(4) para levantar su cuarto título en Canadá y afianzarse como el máximo ganador de Masters 1000 en la historia del tenis. En el contraste, el griego demostró que no hay que temerle al futuro del tenis, que poco a poco las futuras estrellas se dan a conocer, y que sin duda alguna, la Rogers Cup fue su escenario.

El número uno del mundo saltó a la cancha principal en un viaje al pasado. 13 años atrás, cuando él también registraba los 19 años de edad, enfrentaba a una leyenda viviente como Andre Agassi. El desenlace fue fructífero para el español, quien levantaba lo que era el décimo título de su carrera. En el presente, podía verse a él mismo en los ojos de Stefanos Tsitsipas, con el hambre de triunfo que tuvo en el pasado y que ha continuado alimentando hasta ahora.

La sensación griega no llegó hasta cerca del final del día. En un abrir y cerrar de ojos, Nadal lideraba ya por 5-1. Una efectividad con el servicio que no se le había visto en todo el torneo le ayudaba a Rafael a no pasar por complicaciones cuando era su turno de sacar. Del otro lado, Stefanos se presentó a su primera final de Masters 1000 transformado en un mar de dudas e impotencia. Las pelotas de Tsitsipas que antes besaban las líneas ahora se marchaban fuera por varios centímetros.

El drive y el revés del español dictaban sentencia en el partido. Luego de apenas 35 minutos, Rafael ya se adelantaba con un 6-2 en la pizarra. Continuó con el buen ritmo en el inicio del segundo capítulo, llevándose los dos primeros juegos perdiendo un solo punto en ese lapso. Fue entonces cuando el verdadero Tsitsipas bajó a la pista para afrontar el partido más importante de su carrera; sus tiros comenzaron a entrar cada vez más y sufría menos con el servicio.

Las alarmas se encendieron en la esquina del español cuando Rafa sacaba 5-4 para campeonato. El único mal juego al servicio le costó levantar el título antes en el día; Tsitsipas quebró y después sostuvo para asegurarse por lo menos el tie-break. Stefanos confirmó que por fin estaba en el partido cuando se colocó con un set point a favor en el servicio de Nadal. El de Manacor sacó la casta y terminó forzando el desempate.

A pesar de empezar con un miniquiebre que le dio el 2-1, Tsitsipas perdió la ventaja de forma inmediata. A partir de entonces, el número uno del mundo volvió a mostrarse implacable con el servicio y fue directo al 4-3. El griego volvió a fallar al mando y amplió la ventaja de Nadal a 5-3, aunque después recortó a 5-4. Rafa hizo efectivos sus dos puntos con el saque y obtuvo la victoria tras el 7-4 en el desempate.

Stefanos se quedó a las puertas de hacer historia, y de haber tomado el lugar que Rafael se adjudicó 13 años atrás. Pero Nadal volvió a demostrar que su leyenda es a prueba de tiempo y espacio. Alzó los brazos al cielo y mordió el trofeo por octogésima vez en su carrera. Por última ocasión en el día, el balear se trasladó al pasado, y cuando volvió al presente se dio cuenta de que seguía siendo el campeón.

Redactor de Todo Sobre Tenis. 22 años. Egresado de la Licenciatura en Comunicación Pública de la Universidad de Guadalajara. México.

Advertisement