Conectate con nosotros

Tenis adaptado

La primera experiencia de un coach entrenando a un tenista de tenis adaptado

Martin Roca cuenta cómo fue la experiencia de entrenar a un jugador de tenis adaptado

Martin Roca junto a Dani Caver

Pese a ser un entrenador hace muchos años, hay algunos campos en los que nunca había tenido la oportunidad de estar involucrado. Uno de ellos es el Tenis en Silla de Ruedas. Nunca trabajé en un club donde se enseñara o entrenara a jugadores en silla y por eso éste era un ámbito desconocido para mí.

En octubre del 2015 esto cambió. Recibí un llamado de David Sanz, máximo responsable de Docencia en la Real Federación Española de Tenis y aparte Capitán del equipo Paralímpico. David me ofrecía un nuevo trabajo: entrenar a Daniel Caverzaschi, a quien yo conocía de nombre a través de redes sociales pero que nunca había visto en persona.

Dani venía de una lesión importante en la muñeca izquierda (su mano hábil) y buscaba nuevo entrenador. El reto me pareció más que interesante pero comenté con David que yo no contaba con experiencia previa y que entendía que seguramente habría gente más capacitada que yo para esta labor.

Aparte esta situación tenía un agravante: Dani era número 1 de España y 22 del Mundo. Estábamos hablando de palabras mayores. Su respuesta fue contundente: ¨Martín, ya verás que es un entreno como cualquier otro, en pocos días estarás adaptado¨.

Con las reservas del caso acepté la propuesta y pocos días después me encontré con Dani en el CAR (Centro de Alto Rendimiento) en Sant Cugat, Barcelona, a donde él se había desplazado a residir y entrenar proveniente de su casa de Madrid, ya que contaba con una beca deportiva. El mismo día que nos conocimos comenzamos a entrenar.

Mis dudas en cuanto a su movilidad, potencia y posibilidades duraron solo 15 minutos. Luego del calentamiento, estábamos los dos peloteando al máximo y yo no paraba de sorprenderme por su capacidad para golpear la pelota tan fuerte, con tantos efectos y ángulos variados y por sus desplazamientos tan rápidos.

Dani es muy joven, tiene 22 años y es pura energía, le gusta trabajar duro y nunca le pesa hacer esfuerzos para ser un mejor jugador cada día. Es muy auto-exigente (demasiado a mi entender) y tiene una voluntad de hierro.

Luego de un comienzo con dudas por tantos cambios (lesión, de vivir en Madrid a hacerlo en Barcelona, entrenador nuevo con una filosofía diferente) y tras 6 meses de trabajo conjunto, estamos en un momento muy positivo. Los resultados y la dinámica de entrenamiento han ido acompañando satisfactoriamente y ahora nos preparamos para desafíos más complejos.

No puedo quejarme acerca de mi primer contacto con el Tenis en Silla, todo lo contrario, esto me ha abierto la posibilidad de aprender cosas nuevas, de entrar en un ambiente de tenistas que antes no había tenido el placer de conocer y mirar el Tenis desde otro enfoque, lo cual siempre es productivo para crecer como profesional.

Seguinos

porsiteloperdiste

2012-2020 Todo Sobre Tenis - Todos los derechos reservados.