La temporada llegó a su fin. El 2017 dejó momentos gloriosos y sorprendentes, pero lo más bonito, sin lugar a dudas, fue la vuelta de Roger Federer y Rafael Nadal al nivel que solían tener acostumbrado al espectador de tenis. El suizo y el español fueron la luz de una temporada que sufrió varias bajas de jugadores importantes.

Final Australian Open – Roger Federer vs Rafael Nadal

Foto: Getty Images

El momento cumbre del año, sin lugar a dudas. Para ello tendremos que remontarnos a principios de año, cuando dio inicio el Australian Open. En un certamen lleno de sorpresas debido a las caídas de Novak Djokovic y Andy Murray a las primeras de cambio, Federer y Nadal le pusieron la guinda al pastel con una final que quedará en la historia. En un encuentro a cinco sets, lleno de nerviosismo y vislumbraste por donde se lo mire, los dos mejores tenistas de la actualidad brindaron un espectáculo que quedará en el recuerdo de todos los aficionados. El premio, debido al esfuerzo y lo realizado, merecía que fuese para los dos, pero finalmente quedó en manos de Su Majestad, que superado por las lágrimas, festejaba su ansiado decimoctavo Grand Slam.

Nadal y su décimo Roland Garros

Foto: Getty Images

La suerte no estuvo de su lado en Australia, pero el balear no tuvo que esperar demasiado para obtener su revancha. El español arribó como claro favorito a las tierras parisinas y no defraudó. Brilló de principio a fin, no dándole opción alguna a Stanislas Wawrinka en el último encuentro el torneo. Nadal, feliz y a su mejor nivel, consiguió lo nunca antes logrado: ganar diez veces un mismo Grand Slam. La Bestia confirmó que no hay nadie mejor que él sobre polvo de ladrillo, y que, a pesar de las lesiones, nunca se había ido. 

Federer volvió a reinar en Wimbledon

Foto: Getty Images

Consciente de que a los 36 años su físico ya no rinde como cuando antes, el suizo decidió saltarse toda la gira sobre polvo de ladrillo para llegar de la mejor manera a Wimbledon. Decisión más acertada que nunca. Federer arribó a Londres y demostró un nivel avasallante. Nadie fue un obstáculo, ni siquiera asomaron a serlo. Quizás la principal razón de ello fue el suizo, que nunca dio opciones y confirmó que llegó al certamen británico para volver a proclamar su reinado luego de cuatro años. Federer brilló, tocó el cielo con las manos y obtuvo su decimonoveno Grand Slam 

Francia campeón de la Copa Davis

Foto: EFE

El trabajo y la perseverancia siempre suelen dar sus frutos. Francia, un país con historia ganadora, la cual exige de éxitos, tuvo que aguardar 16 años para volver a sentir la gloria. Desde su título en 2001 el equipo galo se tuvo que conformar con el segundo puesto en tres finales. Sin embargo, nunca se dieron por vencidos. Surgían nuevos talentos, pero la Davis siempre pareció ser ajena. Finalmente, bajo la tutela de Yannick Noah en la que todos remaron para un mismo objetivo, Francia puso fin a la agonía al vencer a Bélgica y obtener su décima ensaladera de la historia. 

Dimitrov, la sorpresa de fin de año

Foto: Getty Images

Restaba un torneo para que la temporada llegue a su fin. Las Nitto ATP Finals acaparaban toda la atención del mundo del tenis. Los ocho mejores jugadores del año arribaban a Londres a disputar un torneo que, a priori, parecía tener un claro ganador, Federer. Las opciones del suizo para obtener su séptima Copa de Maestros aumentaron luego de la baja de Nadal. Sin embargo, ajeno a todo ello y en silencio, Grigor Dimitrov desplegaba el mejor tenis de su carrera. Primero del grupo Pete Sampras sin perder ningún partido, derrotó en semifinales a Jack Sock. El rival más lógico para enfrentar en la final indicaba ser Federer, pero sorprendentemente cayó ante David Goffin. En una final inesperada, el búlgaro logró dar lo mejor de sí en los momentos más tensos y se coronó por primera vez del Masters. Así, Dimitov cerró un año de ensueño, el mejor de su corta carrera. 

COMPARTIR

SIN COMENTARIOS