Conectate con nosotros

Y algo mas...

La importancia de la psicología en el tenis

Análisis de la relevancia de la disciplina en un deporte mentalmente desgastante al extremo.

Foto: Getty Images

 

El tenis es un deporte mentalmente exigente. Si se suman aspectos del alto rendimiento como la ultraexposición mediática, las restricciones en la vida cotidiana, la presión externa e interna y las lesiones, el cóctel puede ser aplastante. La capacidad mental para liberarse de todo esto a la hora de jugar es clave. Lo reconocen prácticamente todos los jugadores, quienes a su vez destacan la importancia de contar con un especialista o un equipo dedicado a trabajar en fortalecer ese aspecto clave.

Incluso Roger Federer declaró que en sus primeros años en el circuito debió recurrir a un psicólogo para cambiar su temperamento -por aquel tiempo caótico- dentro de los courts. “Hubo un tiempo donde tiraba mi raqueta muy seguido, a eso de los 16. Incluso me han sacado de la cancha por eso. A los 17, mi familia decidió que debía ir a un psicólogo, porque estaba demasiado enojado en la cancha. Desde ese momento mi crecimiento fue constante”, dijo el suizo a Express.

Tomemos a Argentina como ejemplo: un país altamente exitista y con altibajos anímicos extremos. “Del éxtasis a la agonía” decía la Bersuit. Sólo hace falta repasar la segunda semana y el post de aquella final de Roland Garros entre Gaudio y Coria para entrar en dimensión de lo que puede significar la cabeza en un contexto así. Por eso el trabajo del psicólogo deportivo toma todavía más relevancia. Ni hablar cuando hablamos de etapas formativas, donde el físico y la mente están atravesando cambios gigantes.

Justamente en la Academia de Coria trabaja Roberto Ribetti, psicólogo deportivo. Allí se empeña en chicos que ya están perfilándose para participar de la alta competencia, desarrollando técnicas y herramientas para que todo lo que les pasa por la cabeza les afecte lo menos posible en su juego. Hace un tiempo hablaba con este servidor y hacía hincapié en la importancia de crecer a la par del rival, de competir sanamente y se enfocaba en la influencia del exitismo en el juego: “Yo no puedo elegir ganar o perder en un partido. Sí puedo tomar la decisión de hacer lo mejor que tengo para hacer, y lo que soy capaz de hacer. Lo que dependa de mí lo voy a hacer. Y trabajar en el proceso. Todo implica tiempo. Y lo otro dejarlo un poco de lado, porque ganar y perder no depende cien por ciento de mí. Aquel también me quiere intentar ganar. Intentar tener éxito está muy bueno. Ahora, exigirse deber tener éxito… Eso lo que hace es generar incoordinación, presionarse, modificar lo que aprendí en forma divertida. Entonces no me animo a tirar ese golpe, a hacer el slice, o el drop, o tirar una gran Willy, o reírme del juego”.

19 años y Grand Slams después de aquellas expulsiones por tirar raquetas, Federer es un ejemplo de autosuperación y de fortaleza mental. Hoy declara estar disfrutando dentro de las canchas y vaya si se nota. Nadal dice no sentir presión y su carrera es una oda a la mentalidad competitiva. Grigor Dimitrov acomodó algunos aspectos de su carrera que le dieron calma mental y cerró una temporada brillante como número 3 del mundo y ganando el Masters. Estos jugadores son sólo algunos ejemplos de lo importante que puede ser la psicología deportiva para cambiar y enfocar una carrera. Una disciplina que sigue ganando relevancia a base de resultados.

Redactor de Todo Sobre Tenis. 22 años. Técnico superior en periodismo deportivo (DeporTEA Rosario). Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Advertisement