Conectate con nosotros

Historias afuera de los courts

La historia detrás de la pareja colombiana número uno del mundo en dobles

En exclusiva con TST, Cabal rememoró los inicios del vínculo con su compatriota y amigo, Farah.

Foto: US Open

Sirve Farah. Doble punto para proclamarse campeones del Abierto de los Estados Unidos 2019. Cabal se encuentra en cuclillas frente a la red, agazapado, a la espera de poder reaccionar velozmente ante una devolución a media altura y finiquitar el partido. Su compañero saca abierto y uno de los rivales da una zancada larga hacia la derecha, bloqueando con el revés y elevando la pelota por los aires. El caleño se irgue y, dando pequeños pasos, calcula su próximo tiro. Una vez en posición, alza su mano izquierda y señala el punto justo en el que, milésimas más tarde, efectúa el smash con el que decreta su coronación en Flushing Meadows. Es el segundo título de Grand Slam para los colombianos, que, meses atrás, habían conquistado Wimbledon. La actuación en suelo estadounidense es el último, hasta el momento, título de la pareja sudamericana, que cuenta con un total de 16 trofeos.

“Me encanta jugar con él, es mi amigo y mi hermano. Es un plus poder hacer tu trabajo con alguien que es tan cercano a ti. Yo no lo cambiaría”, le comentó Juan Sebastián Cabal, próximo a cumplir 34 años -el 25 de abril- y actual número uno del mundo en el ranking de dobles de la ATP, a Todo Sobre Tenis. El inició la relación entre los compatriotas no es precisa. Según los recuerdos de Cabal, se conocieron a la edad de cinco o seis años. Las canchas del Club Tequendama de Cali fueron donde ambos protagonistas se conocieron y dieron sus primera pasos en el deporte. En una entrevista con la Revista Bocas en marzo de 2016, Cabal contó que la amistad con Robert, de 33 años, viene desde que la malla que divide una pista de tenis es más grande que ellos. “Junto a Robert comenzamos a jugar desde muy pequeños. Nos iba bien en sencillos y dobles. Fuimos creciendo y evolucionando en el deporte. A lo que estamos llegando hoy en día, es la culminación del proceso de jugar departamentales y nacionales, luego torneos mas internacionales como la Cosat, europeos y certámenes juniors, para después pasar a profesionales. Cumplimos todo el circuito”, explicó el caleño.

Cabal y Farah de pequeños – Foto: Internet

Llevan 28 años compartiendo oficina. Tiempo suficiente para generar un vínculo de índole familiar. Cabal manifestó que entre ellos se entienden con los mínimos gestos corporales: “Nos conocemos mucho, tenemos mucha libertad a la hora de hablar. Sabemos cuando uno esta de mal humor, o sensible. Hay que saber cuándo dar espacio, cuándo se pueda hablar y cuándo molestar. Hay demasiado confianza y eso es muy lindo”. El sudamericano destacó ante Revista Bocas que la decisión de competir en pareja estuvo presente en ellos desde que tenían 12 años, pero se concretó en 2011 cuando ambos estaban atravesando problemas físicos que trababa sus rendimientos en singles: “Vimos que nuestros rankings de sencillos no coincidían con los rankings de dobles. Mi grave lesión de rodilla (producida en 2005 y que estuvo a punto de retirarlo del tenis) era más llevadera en juegos dobles que en sencillos, y Robert tenía algo similar con una lesión de muñeca. Entonces lo hablamos y, creo, tomamos una gran decisión. “.

El 21 de enero del corriente año, Farah fue suspendido provisionalmente del circuito ATP al haber dado positivo por boldenona (sustancia que los atletas consumen para ganar masa muscular) en un control antidopaje realizado en octubre de 2019. Luego de que la Federación Internacional de Tenis (ITF) investigara el caso, el ente absolvió al colombiano e informó, a través de un comunicado publicado el 10 de febrero, que no había violado el régimen al control de dopaje con su muestra. Cabal remarcó que los días transcurridos desde el dictamen preliminar de la ITF hasta su posterior rectificación fueron los momentos más difíciles en la vida, tanto a nivel personal como profesional, de su amigo: “Es algo de lo que queríamos salir adelante más temprano que tarde. Quedamos muy perdidos. No sabíamos que podía llegar a pasar. Tuve que darle su espacio. Pero todo salió muy bien. Lo conozco de toda la vida y confiaba en él 100%”. Los análisis revelaron que el boldenona ingresó al organismo de Farah mediante el consumo de una carne contaminada con la sustancia, que no es perjudicial para la salud de los ciudadanos comunes, por eso es de venta libre, pero si se considera ilegal para los deportistas. Cabal catalogó la experiencia como una pesadilla para cualquier atleta: “Es un tema desafortunado, de mucha mala suerte. Se presentó para que aprendiéramos de este tema. Ahora estamos listos para competir”.

La suspensión de la ITF los obligó a saltearse el primer Grand Slam de la temporada, el Australian Open. Una vez dictaminada la absolución de Farah, comenzaron una puesta a punto de cara al ATP 500 de Río de Janeiro, Brasil. “Nos costó mucho, más que nada la adaptación. Los demás ya llevaban mes y medio compitiendo, y a nosotros nos tocó llegar a Río, entrenar tres o cuatro días juntos, y jugar. No es lo soñado, no es lo que quieras hacer, pero es lo que nos tocó”, manifestó Cabal. Además, subrayó que físicamente se encontraban en buenas condiciones, pero debían acondicionar aspectos técnicos y tácticos, que subsanaron y vieron sus frutos una semana después en Acapulco, México: “Alcanzamos un mejor nivel y llegamos a la final”.

Ante la pregunta sobre la escasa popularidad que tiene el dobles entre los aficionados al tenis, el sudamericano sostuvo que la asistencia del público a un partido depende dónde y quiénes jueguen, y remarcó que la falta de espectadores también se presenta en diversos singles: “Las canchas llenas están siempre donde están los jugadores grandes. Con el resto de jugadores también hay muchos que juegan con canchas vacías. Por lo menos nosotros, nos tocan canchas, depende donde juguemos, con muy buen público porque hay muchos latinos, entonces nos apoyan mucho. Pero si va un europeo a esa cancha, seguramente esté solo. Eso no quiere decir que el dobles llene más que el sencillo u otra cosa. Hay muchas variables”. Además, advirtió que la preferencia del single recae en el marketing: “El sencillo está muy bien vendido y el dobles está creciendo, y no esta llegando al mismo nivel este momento”. No obstante, señaló que no le molesta la diferencia económica entra las disciplinas, siempre y cuando se pueda subsistir con lo que se obtiene: “No creo que se vaya a igualar lo que se gana en sencillos, pero mientras siga subiendo y todos están ganado bien, yo quedo contento. Algunos tienen que ganar mas que otros, porque así es como funciona el deporte con las rondas y las modalidades, pero es lo que hay”.

A lo largo de sus 14 años de carrera, el estadounidense John McEnroe ganó 154 títulos, desglosados en 77 coronas tanto en singles como en dobles. Entre los integrantes del Big Three, el suizo Roger Federer, el español Rafael Nadal y el serbio Novak Djokovic, suman 20 consagraciones en dobles. Cabal consideró que la decisión de los tenistas acerca de inclinarse por disputar exclusivamente uno de los dos circuitos se debe a la profesionalización en la que se ve envuelta el deporte en las últimas décadas: “No es el mismo el tenis que se jugaba hace diez años, hace 20 o hace 30. Cada año el nivel de exigencia, tanto físico como mental, se siente muchísimo en el cuerpo. Los partidos son batallas. Todos están bien preparados físicamente y juegan bien. Entonces, un jugador que juegue sencillos, se vaya al dobles, y quiera rendir, es estar muchas horas en cancha, desgastandose y no es fácil. Hay algunos que lo podrán hacer, de pronto no todas las semanas, pero si varias semanas, y no es facial, porque el desgaste es bastante grande. Esa es la razón básica. El tenis se ha vuelto muy profesional. Se viaja con entrenador, con fisioterapeuta, con preparador físico. Y eso es porque todos quieren hacer las cosas bien para aguantar mas en el circuito, tener mejor resultados y todo crea un cambio, y ese es uno de esos”.

Para finalizar, Cabal se mostró esperanzado por el futuro del tenis colombiano por el presente de Daniel Elahi Galán, Nicolás Mejía y María Camila Osorio: “Ellos están creciendo y jugando con otra cultura, viendo a compañeros suyos metidos en los circuitos, ganando torneos, haciendo grandes cosas, logrando buenos resultados. Crecer con esa cultura es muy diferente a crecer sin ver nada de eso, sin saber que eso se puede hacer. Lo ves como un sueño. Ahora es como un ‘yo también quiero, yo también puedo y quiero llegar como ellos’. Es una mentalidad y una cultura muy diferente. Mientras sigan haciendo las cosas bien, pueden llegar muy lejos”.

 

POR:

TOMAS BOTTERO

ALEJO CASADO

Seguinos

porsiteloperdiste

2012-2020 Todo Sobre Tenis - Todos los derechos reservados.