Conectate con nosotros

Curiosidades

Cuando el tenis se transforma en riña de gallos

Recordamos algunas de las peleas más insólitas dentro de una cancha de tenis

Todo deporte tiene su lado oscuro. Donde los tiros libres, los uppercut noqueadores, los dobles sobre el filo de la chicharra dejan su protagonismo a “la calentura”, el insulto, la pelea. Y claro está, el tenis no es la excepción. Y en estas últimas semanas hemos visto un par de casos que confirman lo anteriormente expresado.

Una de las más recientes las protagonizó Nick Kyrgios con Stan Wawrinka al ritmo del “Kokkinakis estuvo con tu novia”, dicho por el australiano. La semana pasada, Rafa Nadal recibió un “no me rompas los hu#$%&” en un perfecto castellano de parte de Fabio Fognini, acusado de ralentizar el juego. Pulsaciones a mil, competitividad a flor de piel. Cualquiera que agarró una raqueta, una pelota de lo que fuere, un bate de béisbol o un joystick de PS3 (NdR: a modo de experiencia personal) ha sentido esas sensaciones.

Pero, claro está, no han sido los únicos en su especie. El año pasado, el retirado Michael Llodrá y el a veces intratable Benoit Paire chocaron en Miami. Llodrá entendió que Paire pretendía condicionar a un juez de silla con el que discutía por un fallo anterior. Y disparó: “No busques ponerle presión al árbitro, no te comportes como un…”. “A mí no me vas a hablar así”, respondió Paire. Como en una obra de teatro, el veterano respondió: “Callate. Soy ocho años más grande que tú. Tienes que mostrar respeto”. Está de más decir que no se saludaron al terminar el match.

En 2012, durante la Copa Hopman, Grigor Dimitrov y Mardy Fish se trenzaron de tal forma que unos de los jueces tuvo que separarlos. El motivo concreto no se sabe, pero a juzgar por el marcador, al bueno de Mardy no le gustó la paliza que estaba recibiendo (ganó el búlgaro 6-2 6-1). Claro que Dimitrov no aportó mucho a la causa: “Creo que Fish no estaba hoy con muchas ganas de hacer amigos. Para mí ha sido un día genial, porque he batido a un top 10, he estado de cine, un día en el que todo me entraba, y simplemente le he hecho morder el polvo”.

Pero los íconos en cuantos a riñas en esta década son los argentinos. Juan Martín Del Potro nunca se llevó bien con Andy Murray, desde su época en junior. Pero quizás en Roma 2008 fue el punto más áspero de su relación: “Sigues siendo el mismo, no cambias más, tú y tu madre ustedes siempre igual” le dijo el tandilense en un cambio de lado. ¿Más? Quién no recuerda las semifinales de Hamburgo 2003, en donde Gastón Gaudio increpó a Guillermo Coria:” ¿Qué te pasa? Si mirás mal, te c#$%& a trompadas, gil”. El comienzo del fin para la relación entre ambos.

El cierre, de la mano de Juan Ignacio Chela. En la tercera ronda del Abierto de Australia 2005, Lleyton Hewitt festejaba con demasiada vehemencia los puntos, lo que provocó el fastidio del oriundo de Ciudad Evita. Game, bancos y a la pasada, escupitajo por parte del argentino al australiano. A pesar de esto, la relación no quedó tan quebrada como la de Gaudio y Coria. Cuando Hewitt se creó una cuenta de Twitter, uno de los primeros en saludarlo fue Chela, con un mensaje recordando aquel episodio.

 

Seguinos

porsiteloperdiste

2012-2020 Todo Sobre Tenis - Todos los derechos reservados.