Conectate con nosotros

Y algo más

Cordoba y Buenos Aires, dos semanas super positivas para el tenis argentino

La victoria de Londero en su provincia natal, el adiós a Ferrer y la garra de Schwartzman, lo más notable.

Foto: Cordoba Open

Fueron dos semanas históricas para el tenis argentino. Treinta y ocho son los años que pasaron desde aquel 1981 en que nuestro país albergó dos torneos de la misma envergadura que los que tuvimos en las provincias de Córdoba y Buenos Aires. Y en esta ocasión, ambas competencias trajeron muchísimas alegrías para el tenis nacional.

Primero fue el turno del ATP 250 de Córdoba. La pérdida de la plaza de Quito fue la oportunidad para que se llevara a cabo por primera vez una competencia de estas características en dicha provincia. Y sin dudas fue un torneo único para los locales que vieron como Juan Pablo Londero hacía historia. Un joven de 25 años que semanas atrás pensó en dejar el tenis y buscar otro trabajo para sustentarse, que tan solo había jugado en cuatro ocasiones un cuadro principal de un torneo como éste, cosechando solo derrotas, consiguió no solo su primer victoria en este tipo de certámenes, sino que además, se dio el gusto de alzarse con el trofeo, cortando una racha de 11 años sin un título argentino en nuestro país, desde que lo hiciera el unquillense David Nalbandian en 2008 en Buenos Aires, y meterse entre los primeros 70 del ranking mundial. Y lo hizo dejando atrás a rivales de mucho peso como Federico Delbonis o Guido Pella y jugando un tenis de alto vuelo que ilusiona de cara al futuro.

Luego llegó el ya clásico Argentina Open en Buenos Aires. Grandes figuras se hicieron presentes en busca del título en la capital, como Thiem, Fognini, Schwartzman, entre otros. El Buenos Aires Lawn Tenis Club fue escenario de batallas que quedarán grabadas en las retinas de los espectadores.

En primer lugar, es dable destacar la emoción vivida en el último partido disputado por David Ferrer en nuestro país. Con un marco espectacular, el español dejó un recuerdo imborrable en los argentinos que lo despidieron de la mejor forma, agradeciendo por todo lo que brindó en sus presentaciones en el torneo que lo campeonar en tres ocasiones: 2012, 2013 y 2014.

Por otro lado, fue una semana de ensueño para el local Diego Schwartzman. Más allá de la dura derrota en la final ante el italiano Marco Cecchinatto, el “peque” pudo sacarse la mufa en Buenos Aires y deleitar con su clásica entrega y sacrificio a miles de argentinos que lo vieron brillar en el Guillermo Vilas Court, sobretodo en la épica semifinal ante el austríaco y defensor del título, Dominic Thiem, en donde salvó dos puntos de partido para hacerse con el triunfo.

Ambos torneos dejaron buenas sensaciones para los tenistas argentinos. Nos esperanza el surgimiento de Londero, la posibilidad cierta y concreta de Diego Schwartzman de entrar por primera vez en su carrera al top 10 del rankin mundial, los dos grandes torneos que tuvo el bahiense Guido Pella. Y esperamos ansiosamente que el año próximo nuestro país sea nuevamente escenario de nuevas historias para el tenis argentino.

Hace click para comentar

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2012-2019 Todo Sobre Tenis - Todos los derechos reservados.