Conectate con nosotros

TennisAid- el lado solidario del tenis

TennisAid- regresó a Kampala

Como es habitual, para un viaje que llevas todo el año organizando y esperando llevar adelante, el equipaje se prepara a último momento. Teniendo nuestro avión a las 5am y viviendo a solo 10´del aeropuerto, a las 3am seguía guardando camisetas y raquetas en las bolsas. Llegamos al avión con lo justo, excedidos de peso de equipaje y aún asi, pudimos embarcar todo sin sobrecostes.

Vuelo de Barcelona a Estambul, luego 8 larguisimas horas de espera alli. Por fin y llegando últimos al check-in (Si, como si 8 horas no fueran suficientes para llegar con tiempo) nos embarcamos rumbo a África. Una parada en Kigali (Rwanda) y por fin!: Kampala. Somos recibidos como cada año por los coaches locales Vince y Julius y por Freddy Santos, nuestro compañero freelance que este año se volvió a sumar a la expedición y que había llegado un día antes. Este año decidimos cambiar la caseta de Julius (sin espacio, ni cocina, ni tan siquiera agua corriente) por un apartamento muy grande y muy barato. Esto al final nos permitiría comer más saludablemente y a bajo coste y descansar adecuadamente.

Foto: Martin

Foto: Martin

Llegados al apartamento a las 6´30am solo tuvimos tiempo para dejar las bolsas, asearnos y a las 10 de la mañana ya estábamos trabajando en la Escuela Ntinda para niños sordo-mudos, a tan solo 200 metros de donde estábamos alojados.

La recepción de los chicos, más allá del silencio reinante en esa escuela, es siempre muy cálida. Mientras ellos mismos montaban la pista de tenis debajo de un árbol junto al salón comedor, comprobábamos que el material que nosotros aportamos hace 2 años sigue allí, pero ya deteriorado por el uso. Por suerte pudimos llevar pelotas nuevas, raquetas y una red.

Foto: Martin

Foto: Martin

La sesión transcurrió bien pero hay algo que quiero destacar: La primera vez que estuvimos allí eran solo 16 nenes. Ahora en el mismo reducido espacio, había 38. Por suerte siendo 3 junto a Abel y Freddy, nos dividimos las tareas y lo sacamos adelante.
Una vez acabado allí nos fuimos a comprar comida y luego a descansar y ordenar el material a entregar, ya que había que distribuirlo durante la semana en varios colegios y receptores (llevamos packs especiales para un par de coaches y un jugador Junior).

Luego de 3 visitas, Kampala es un lugar extremadamente familiar para nosotros. Nunca me cansaré de decir que la gente ugandesa es de lo más simpática, amable y agradecida que yo jamás haya conocido.

 

Director de Todo Sobre Tenis. 20 años. Estudiante de periodismo deportivo en DeporTEA. Buenos Aires, Argentina

Advertisement
Hace click para comentar

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.